Seleccionar página

Astigmatismo

El astigmatismo es uno de los trastornos oculares más habituales y suele aparecer en los primeros años de vida de las personas. Aunque el astigmatismo sea una condición casi tan frecuente como la miopía a esta no se le conoce tanto.

Esta condición puede darse en conjunto con otras, tales como la miopía o la hipermetropía. Incluso puede verse confundida con algunas de estas, pasando desapercibida en la mayoría de los casos. Por este motivo es importante acudir al optometrista para aplicar las pruebas pertinentes, diagnosticar y formular el uso de gafas.

¿Qué es?

Es un trastorno ocular ocasionado por la curvatura de la córnea la cual impide el correcto enfoque de los objetos, tanto cercanos como lejanos. Este problema de visión es producido porque la córnea, en lugar de tener la típica forma curva, adopta una forma un tanto achatada.

Esta deformación ocurre en ciertos polos específicos de la córnea, otorgándole a la córnea una curvatura poco eficiente para procesar la luz de manera adecuada. Al no procesar correctamente la luz esta tiende a distorsionar los objetos que se observan.

Esta distorsión se hace más evidente en las noches cuando la persona observa fijamente las luces. El resultado es una visión borrosa y distorsionada. Al igual que a mayoría de trastornos oculares, el astigmatismo es tratable y se puede corregir.

Tipos  

Al igual que ocurre con otros trastornos visuales, el astigmatismo presenta algunas variantes. Sin embargo, todos los tipos de astigmatismo pueden ser tratados y deben diagnosticarse con el optometrista que te indicará cuál de todos padeces:

  • Astigmatismo simple: Es el más común de los tres y se caracteriza por la forma en la que los ejes principales de los ojos se comportan. Uno de los ejes enfoca correctamente mientras el otro enfoca los rayos, por delante o detrás, de luz hacia la retina.
  • Astigmatismo compuesto: En este caso ambos ejes principales enfocan delante o detrás de la retina.
  • Astigmatismo mixto: Uno de los ejes enfoca por delante de la retina mientras el otro enfoca por la parte trasera.

Síntomas

  • Visión borrosa y distorsionada: Ves objetos lejanos y cercanos de forma distorsionada y borrosa, por lo que se puede confundir con la miopía.
  • Jaqueca: Si no usas gafas comienzas a notar constantes jaquecas después de horas frente al ordenador.
  • Fatiga visual: Sientes los ojos pesados y una molestia en la frente que, posteriormente, resulta en una jaqueca.
  • Mover constantemente la cabeza: Sientes la necesidad constante de mover la cabeza para enfocar.

¿Cómo corregir el astigmatismo?

Este problema de visión se puede corregir de diferentes maneras, siendo la más común el uso de gafas correctivas. Aunque es cierto que existen otros métodos, algunos más radicales que otros. En la actualidad las diferentes industrias realizan estudios para encontrar formas más efectivas y rápidas para tratar ese y otros trastornos oculares.

Gafas o anteojos

El método más común es el uso de gafas graduadas que ayuden a procesar mejor la luz y enfocar correctamente. En la actualidad hay un sinfín de modelos diferentes para adecuarse a los diferentes tipos de rostro y gustos de las personas. Esto se hace con la intención de hacer la experiencia más amena.

Lentes de contacto

Esta suele ser una forma más práctica para la corrección del astigmatismo. En este caso la lente se coloca directamente sobre la pupila, haciendo la función de refractar correctamente los rayos de luz que penetran en la retina. Algunos usuarios han reportado presentar una visión más clara y un ampo de vista más amplio después del uso de estos.

Ten en cuenta que el uso de este método correctivo tiene un cuidado más riguroso que deberás seguir estrictamente al pie de la letra. El uso descuidado de los lentes de contactos puede resultar en un empeoramiento de tu vista. Acude a tu oculista para recibir las indicaciones necesarias sobre el uso y cuidado correcto. De este modo podrás disfrutar de una vista más clara y enfocada.

Cirugía

La cirugía refractiva es la solución definitiva, puesto que actúa directamente en la córnea, modificándola levemente hasta darle la curvatura correcta. Esta intervención modifica la curvatura de la córnea y restablece la capacidad natural del ojo para enfocar. De este modo, el problema desaparece de por vida, dándole al paciente una vista restablecida y natural.

De esta última existen muchos tipos, algunas más seguras que otras. En todo caso es el especialista quien debe dar la orden para realizarla, orientándote en todo momento sobre cuál de todas conviene más para ti. Él deberá indicarte los pasos a seguir antes, durante y después de la cirugía para garantizar los mejores resultado  y que tengas una óptima recuperación.

Abrir chat
1
💬 ¿Necesitas ayuda?¿Hablamos?
¿Hablamos? en Óptica Mar resolvemos todas tus dudas